La Pregunta De La Semana

Asimismo su hijo tiene una edad en la que puede ser oido por el juzgado por lo que tendrá que iniciar una modificación de medidas. Si no se cambia la sentencia, tendrá que seguir acudiendo a las visitas, ya que sino se estaría incumpliendo. La custodia se la quedó la madre y desde entonces y hasta hace menos de un año, él tenía a su hija los fines de semana cada 15 días, pero ésta no pernoctaba en casa porque la madre no quería. Después de un juicio y con 6 años ya la niña ha conseguido las pernoctas. A partir de los 14 años suelen atender a la voluntad de los menores, por lo que si dicen que no quiere ir con su progenitor no custodio, el juez lo concederá y cambiará el régimen de visitas para que no vaya.

—, en cuanto a las visitas a las que tenía derecho el padre, ha sido constante ….», llegando incluso a solicitar la imposición de multas por cada visita no realizada, el tercero de los fiscales ha llegado a proponer que como no se cumple el régimen de visitas, se suspenda, propuesta que no ha fundamentado ni jurídicamente ni tácticamente. En este sentido, la sentencia de la Audiencia Provincial de Toledo de 6 de febrero de 2017 admite la custodia compartida de un niño de2 añosde edad. Si el menor ha superado la etapa de lactancia, o tiene más de un año, dos o tres años, bajo mi punto de vista la edad no es un inconveniente para la custodia compartida. Ahora bien, hay que tener en cuenta que siempre que se solicita la custodia compartida de un hijo que tenga madurez suficiente y en todo caso si tiene más de 12 años, se prevé que sea oído en cuanto a sus deseos.

Custodia Compartida Edad Mínima

Su hijo debe de cumplir con la sentencia y el régimen de visitas. No obstante al tener thirteen años puede ser oído en el juzgado por lo que deben instar un procedimiento de modificación de medidas. Su hijo tiene que cumplir con la custodia establecida en sentencia, por lo que si no es así puede instar un procedimiento judicial.

Por tanto, las dos vías serían regular definitivamente la situación en el procedimiento principal y en segundo lugar poder oponer ante una supuesta ejecución en contra la ausencia de incumplimiento por el ejecutado, habiéndose producido la situación no por éste sino por las malas relaciones entre madre e hijo, esgrimiendo a tal efecto la trascendencia que el Código Civil otorga a ciertas decisiones de un menor de 14 años. Firmamos compartida y el mes que viene firmamos la custodia para mí pero sé que el régimen de visitas lo va a seguir incumpliendo alegando que la niña no le quiere ver, cuando en realidad sí que quiere pero no con la otra familia. Que pasa cuando el padre pese a tener convenio de convivencia y pensión, no la otorga, no acude por nuestra hija en las semanas que le toca verla y va cuando le placer, aún así que el no asiste a convivir y llevarse la los fines de semana, me metió demanda por incumplimiento de mi parte. Tengo evidencias donde el queda de asistir a ver a la Nina y no acude, también es daño emocional para mí hija estar esperando y que no acuda. Mi hija tiene 8 años y tengo la guardia y custodia, su padre régimen de visitas amplio. Llora cada día, tiene ansiedad, se está quedando delgada, no quiere salir de casa y tiene pesadillas, tengo hora al psicólogo pero no sé qué hacer.

El Banco No Puede Retener El Saldo Bancario En Caso De Reclamación Judicial Por Uno De Los Cotitulares

Que debo hacer, no quiero denunciar por que seria peor para mi como madre. Este precepto queda recogido también en la Declaración Universal de los Derechos del Niño. Por otro lado, en cuanto a los padres, es un deber-derecho, ya que también deben estar el tiempo necesario para mantener una relación suficiente y poder ejercer como progenitor. No todas las madres somos malas madres, y ahora tengo qué esperar una sentencia resolutoria que seguramente será a favor de mi ex marido,y con la consecuencia de haber perdido a mi hijo , ni sé si para siempre…todos los actos traen consecuencia sean los que sean . Estimado Marc, con 7 años aun está a tiempo de hacer muchas cosas, póngase en manos de un buen psicólogo que le de pautas para afrontar la relación con su hija. Lamentablemente, consecuencia de estas situaciones en muchos casos toleradas por la justicia, para muchos padres pasear de la mano con sus hijos se ha convertido en un lujo que no está a su alcance; por lo que ante esta realidad no podemos mantenernos silentes porque entonces nos convertiremos en cómplices.

a que edad un niño puede decidir no ver a su padre 2017

Sin embargo, dado que en su día esta progenitora fue requerida «… bajo apercibimiento de incurrir en delito de desobediencia a la autoridad judicial …» para que cumpliera dicho régimen de visitas, fue admitida una denuncia presentada por mi cliente por la presunta comisión del citado delito, habiéndose acordado recientemente la continuación de las diligencias por los trámites del procedimiento abreviado, es decir, se ha dado traslado a las partes para formular acusación. Esto es como si a un maltratador le dices que sea buen chico y ponga los medios a su alcance para no seguir maltratando a su pareja; como pueden imaginar el régimen de visitas no se cumplió, porque cuando la justicia no es contundente, la gente hace lo que le da la real gana. 3.º Cuando el padre demanda ejecutando sentencia, la progenitora incumplidora se opone alegando que «Es el niño el que no quiere ir con su padre….» y, a continuación, solicita la exploración del menor. Si a pesar del «pequeño tirón de orejas» la progenitora sigue incumpliendo, puede que se le imponga alguna multa insignificante, que se le acaben incoando diligencias previas por la presunta comisión de un delito de desobediencia previsto y penado en el artículo 556 del Código Penal o, en los casos más extremos, cuando S.S.ª lo ve muy claro, pero que muy claro, se acuerde retirarle la custodia del menor a la progenitora incumplidora y otorgársela al otro progenitor. Estas progenitoras –hay que tener en cuenta que la mayoría de custodias exclusivas las tienen las mujeres– imagino que cuando el niño no quiera hacer los deberes, no quiera ir al colegio, no quiera bañarse, no quiera vacunarse, etc… aplicaran el mismo criterio que aplican en lo que al cumplimiento del régimen de visitas se refiere, es decir, dejaran que el menor haga su santa voluntad, no sea que le vayan a crear un trauma si le obligan a hacer algo que no quiere.

Y es que según la Sala lo verdaderamente importante, y lo que debe guiar sus decisiones son los menores, o más bien el interés del menor. Solicitar la custodia compartida cuando tu hijo cumpla los 3 años de edad no significa que automáticamente la vayas a obtener. En efecto, el artwork.776.3ºLECdispone que el incumplimiento reiterado de las obligaciones derivadas del régimen de visitas, tanto por parte del progenitor guardador como del no guardador, podrá dar lugar a la modificación del régimen de guarda y visitas; pudiendo ser acordada consecuentemente la suspensión del régimen de visitas establecidos. Se establece como doctrina jurisprudencial que el juez o tribunal podrá suspender el régimen de visitas del menor con el progenitor condenado por delito de maltrato con su cónyuge o pareja y/o por delito de maltrato con el menor o con otro de los hijos, valorando los factores de riesgo existentes”.

Hay que tener en cuenta que el Juzgado debe estudiar la situación con audiencia del menor pues nos podemos encontrar ante una ejecución de imposible cumplimiento por causas no achacables al ejecutado. El hijo no puede ir al juzgado a determinar su propia custodia, debería ser la madre la que solicitara la custodia en exclusiva. Sigue siendo menor de edad y debe vivir donde digan sus padres, no lo resolve él.

2º Supuesto de suspensión del régimen de visitas en los supuestos de violencia de género. Por otra parte,es evidente el rechazo que los menores tienen al progenitor, sobre todo Juan Miguel,con recuerdos muy negativos,indicando la perito que las vivencias de los menores con el progenitor generaron en ellos una valoración negativa de su persona. Por otra parte, elprogenitor adolece de falta de habilidades parentales y empatía y falta de conexión emocional,según indicó la perito, que señaló también que no se encuentra en una situación favorable al restablecimiento de la relación con los menores,debido a la recaída que ha sufrido en su adicción, y recomendó expresamente la suspensión de las visitas., al no ser beneficioso para los hijos la relación con el progenitor en el momento precise. [newline]”La autoridad judicial determinará el tiempo, modo y lugar en que el progenitor que no tenga consigo a los hijos menores podrá ejercitar el derecho de visitarlos, comunicar con ellos y tenerlos en su compañía. Así las cosas, nos encontramos con que por el momento se ha desarrollado un procedimiento de medidas previas a la demanda.

El convenio que tengan establecido en sentencia tiene que cumplirse obligatoriamente. Si lo desea puede ponerse en contacto con nosotros a través del correo para poderle asesorar sobre el trámite que puede iniciar. En cuanto a la pensión de alimentos, el padre de los menores tiene que abonarla mínimo hasta que el menor cumpla 18 años. Nunca ha cumplido régimen de visitas, únicamente se la llevaba los dos días del fin de semana sin pernocta y en el horario que le venía bien. En cuanto al cambio de domicilio es recomendable que tenga constancia el padre de la menor. Para que su hija deje de verla tiene que haber una sentencia que así lo establezca, por lo que si no la hay, su ex pareja tiene que cumplir con el convenio regulador que tengan pactado.

En muchos casos, el progenitor no custodio utiliza esta excusa para hacer que el otro progenitor no pueda ver a su hijo y en otros muchos casos este argumento es fundado y es el menor es el que se niega rotundamente a ir con el progenitor no custodio, o bien porque se lleva mal con él, o bien por una razón fundada y argumentada. En primer lugar, tenemos que dejar constancia que no cumplir con el régimen de visitas, independientemente la causa que lo empuje a ello, es un incumplimiento de sentencia. Supongo que hay muchos patrones para proceder a eso, en mi caso mi hijo cuando se va con su «padre» con quien está es con los abuelos ya que el padre vive en otra vivienda con su pareja, las pocas veces que se lo ha llevado allí el niño vuelve con la ropa apestando a tabaco y lleno de pelos de perro(al niño le encantan los animales, pero es algo miedoso y no juega con ellos).