La Encina, El Árbol De España Curiosidades Y Tipos

Ya en los tiempos de la ocupación romana, su historiador Estrabón hablaba de la dieta que seguían los habitantes de la Península Ibérica que consumían las bellotas de las encinas en forma de pan. En ella cae la bellota, la piedra angular de la dehesa, el dorado, la ambrosía que magnifica el sabor de las carnes curadas del cerdo ibérico. Destaca su brillo uniforme y presenta un “sombrerillo” característico formado por unas apretadas y densas brácteas (de inconfundible estructura cónica que recubren aproximadamente un tercio de su tamaño). También de las familias de las fagáceas y con gran presencia en el centro y sur de la península también nos regala bellota aunque ésta vez se produce de los meses de septiembre a enero. Conmúnemente a las bellotas de este árbo se las conoce como las migueleñas que sirven para alimentar a los cerdos ibéricos.

Pero los usos de la encina no se limitan solamente a que su fruto sirva de alimento para nuestros cerdos ibéricos y que estos produzcan el mejor jamón ibérico de bellota. Para esto, resulta muy adecuada pues su madera tiene un gran poder calorífico y una combustión muy prolongada, por lo que suele utilizarse bastante como flamable para estufas y chimeneas. Otros usos son la producción de madera, por su resistencia y dureza, y para usos medicinales, sobre todo para tratamientos del aparato digestivo y de la piel.

Perteneciente a la familia de las fagáceas, de hoja perenne, típico del Meditáneo y con hasta 15 metros de altura es el más abundante por toda la Península. Tiene las ventajas de adaptarse a situaciones extremas de clima y suelo y puede llegar a vivir más de seven-hundred años. Durante los meses de “montanera”, entre octubre y marzo, su fruto, la bellota, constituye la alimentación del cerdo ibérico.

Este árbol produce flores tanto masculinas como femeninas y que están bien diferenciadas. Las masculinas crecen en racimos colgantes de color amarillo, mientras que las femeninas se presentan en grupos de tres o cuatro flores. Todo lo que tienes que hacer es tener una botella o envase de vidrio que esté completamente seco y libre de impurezas como lo sería el polvo o la tierra.

¿de Qué Árboles Recolectar Las Bellotas?

Ha trabajado en las secciones de Madrid, Infografía Crónica y Magazine del diario El Mundo. Especializado en gastronomía, puedes leer sus reportajes en Fuera de Serie y Sobremesa. Las curiosidades que guarda la encina son fundamentales para la alimentación del cerdo Joselito. La encina está considerada como Árbol Nacional de España, y el más representativo del bosque Ibérico Mediterráneo. Las encinas se encuentran principalmente formando dehesas, en las que se aprovechan sus bellotas para alimentar al ganado y su leña para hacer un excelente carbón.

De flores masculinas y amarillas en su época de floración, unidas en racimos, pasa a producir flores femeninas en los últimos meses del año. La presencia de estos taninos, como en la encina, hace que sean utilizados para curtir pieles. Denominado el árbol de la sombra por tratarse de un árbol de gran frondosidad y de hoja perenne. En Roma, los árboles que llevaban bellotas, estaban consagrados al dios Júpiter. Actualize su navegador para obtener más seguridad, velocidad y para disfrutar de una mejor experiencia en este sitio.

Compra On-line Productos Ibéricos

Muy típico de las zonas donde predomina el clima mediterráneo, de joya caduca, con casi 20 metros de altura y 600 años de vivencia, también produce bellotas los meses de montanera al igual que el roble. Sus hojas, fruto y madera sirven para alimentar al ganado y proveer de flamable. Existen dos subespecies de la encina, Quercus ilex subespecie ilex y Quercus ilex subespecie ballota (sinónimos de esta última son también Quercus rotundifolia y Quercus ballota). De todas maneras son frecuentes los individuos con caracteres intermedios, especialmente en las zonas de contacto de ambas subespecies.

Nuestra recomendación es que si pretendes hacer esto, lo hagas a mediados de septiembre y principios de noviembre. Ya se sabe que la maduración de estos frutos ocurre entre octubre y noviembre, pero tan solo tienes alrededor de 2 meses para recolectarlas. Las bellotas son unos de los frutos comestibles que terminan de madurar en otoño, cuando las temperaturas empiezan a bajar y el calor propio del verano deja paso al fresco que tanto se agradece en los meses de septiembre a noviembre. Se puede ir por encima de los 25 metros de altura y su copa se va ensanchando con la edad.

Es de hoja perenne y presenta un tipo de hoja esclerófila, es decir, que se encuentra cubierta por una especie de cera, que hace que tenga una textura endurecida. Así, evita la deshidratación y además lo protege de las frías heladas en el invierno. La encina es un árbol mediano que puede llegar a alcanzar de sixteen a 25 metros de altura. Su copa es ovalada al principio y según pasan los años va ensanchando hasta tomar una forma redondeada. En este caso las bellotas que produce este árbol, no son comestibles para nosotros, pero son muy apreciadas por los cerdos que campan las dehesas donde habitan estos árboles.

A esto contribuye que la encina contiene taninos, sustancia que se utiliza como astringente y para esterilizar heridas cuando se ha machacado junto a hojas y bellotas. Son aquellas que permiten el seguimiento y análisis del comportamiento de los usuarios de la página net para la elaboración de perfiles de navegación, con el fin de introducir mejoras en función del análisis de los datos de uso que se haga sobre la internet. Así pues, la razón de que esta planta sea tan importante a nivel ecológico, es que es un fruto cuya semilla resulta muy fácil de germinar y crecer. Es por eso que se le pide a la población en basic que no recolecte todas las bellotas de una planta, ya que de hacerlo, supone la extensión de la especie en esa zona. Dependiendo del sabor, sabrás si es o no una bellota dulce, a menos que tengas a alguien ya experimentado contigo cerca y le preguntes cuáles son las que deberías recolectar.

De todos modos el principal aprovechamiento de la encina es su fruto, las bellotas, manjar único en el mundo y escaso con el que se alimenta durante los meses de montanera a los cerdos ibéricos de bellota. “Quercus Ilex” es el nombre científico del que es, probablemente, el árbol más extendido por la Península Ibérica. Quizá por eso además sea este el motivo por el que es considerado el árbol típico español. Desde tiempos inmemoriales, se tienen noticias de los frondosos encinares y de su fruto, la bellota.

Recientemente, algunos audaces bodegueros –siempre inquietos a sabores y larguras en boca por aquello de los taninos– y la industria de la tonelería estudian las posibilidades organolépticas que confiere el añejamiento del vino en barricas de encina. Ya sabemos que junto con sus hermanos del género Quercus la encina es el faro indispensable de la dehesa, el tótem que fija la actividad agropecuaria y que hay que preservar como una leyenda sagrada. Hay que rendirle culto porque sin lugar a género de dudas, es el árbol de España. Sin ellas, no habría montanera, ni bellotas, ni cochinos felices, ni jamón del bueno ni un paisaje maravilloso.