Enredaderas Y Plantas Trepadoras Para Porches Y Terrazas

Hace gala de un sinfín de variedades que se diferencian en el color de sus abundantes flores que pueden ser blancas, rojas, azuladas o moradas. La clemátide es una planta que requiere de ciertos cuidados para crecer. Necesita, por ejemplo, un suelo ácido y con bastante materia orgánica, y no soporta las temperaturas extremas por lo que si el clima es muy caluroso conviene plantarla en semisombra. En verano tendrás que regarla de manera abundante, aunque de forma espaciada en el tiempo, y asegurarte de que el suelo drena adecuadamente, porque no soporta el encharcamiento.

Solo necesitarás ubicarla en algún lugar fresco, preferiblemente a la semisombra para disfrutar al máximo de su espectacular floración. Por ello, aprende con EcologíaVerde acerca de las plantas de exterior resistentes al frío y al calor para que, de este modo, puedas tener las mismas plantas todo el año y te ahorres cambiarlas todas dos veces o más al año. Puedes tener algunas plantas de temporada que sean más decorativas pero, para ser prácticos, mejor si la base o el mayor volumen de plantas de la zona de exterior de tu casa resisten bien las distintas temperaturas.

Horarios Para Hacer Obras En Casa

Sus largas hojas verdes aportan colour y volumen con suma facilidad. Aunque dan flores, no tienen valor decorative porque son pequeñas y en la zona próxima a la tierra, lo que no les permite ser vista, tapadas por la frondosidad de sus características hojas. Ni el frío ni el calor acaban con estas 10 plantas que resultan ser de las más fáciles de cuidar y mantener en un entorno doméstico tanto en terrazas, patios o balcones como en jardines más grandes y expuestos. Elige las que más se adapten a tus necesidades y más te gusten para conseguir un entorno pure a tu estilo.

Durante la floración hay que regarla con bastante frecuencia, aunque con precaución con los encharcamientos. Si te gustan las flores espectaculares, planta dalias en tu terraza. Florecerán desde principios de verano hasta casi, casi finales de otoño. Necesitará sol y que la protejas del viento (al ultimate de la galería de imágenes encontrarás concepts “verdes” para conseguirlo). Las rosas son románticas, elegantes, sobrias, delicadas pero sobre todo resistentes al sol y al calor. Eso sí, antes de comprar un rosal infórmate bien cuál te vas a llevar y qué necesidades tienen.

Cómo Hacer Composta Casera En Casa: Una Guía Para Principiantes

Para crecer bien y florecer, esta planta prefiere estar ubicada en un lugar donde reciba la luz del sol de forma directa y recibir un riego continuado para favorecer la floración. Por tanto, esta es una de las plantas de exterior resistentes al calor y al frío, durante los meses cálidos tendrá flores y durante los frescos no. Cuando te planteas con qué plantas llenar tu jardín, balcón o terraza para darle vida y mejorar el ambiente que ofrecen, lo más importante es conseguir encontrar especies que se adapten al clima de tu zona. Por eso, si vives en una zona con temperaturas muy irregulares lo mejor es optar por plantas de exterior resistentes todo el año, que aguanten tanto temperaturas altas como bastante bajas.

Por lo demás, es también muy utilizada por sus flores de colores vivos que hacen que cualquier jardín quede lleno de vida. En verano, llenará tu terraza de flores vistosísimas que duran mucho e incluso cuando ya están marchitas, son bonitas. No son muy exigentes, con lo cual, aguantan bien las inclemencias del tiempo. Las pitas o ágaves, así como otros cactus, crasas y suculentas, protagonizan con éxito jardines de bajo mantenimiento. Su gran virtud es que casi no necesitan agua, pero tampoco toleran el frío. Si cuentas con una terraza, un jardín o un porche, es possible que hayas valorado plantar una trepadora o una enredadera para tapizar con sus hojas o sus flores desde muros hasta celosías o pérgolas.

Hay que tener cuidado, eso sí, con las exposiciones a sol directo o intenso, que pueden dañar sus hojas. Para que florezca en primavera, es necesario dejar que la planta pase frío y deje de ser regada a finales de otoño, durante unas ocho semanas. El ciprés de Leyland o ciprés leylandi es un híbrido entre el ciprés Cupressus macrocarpa y el Chamaecyparis nootkatensis. El resultado es una planta de gran crecimiento, capaz de ganar medio metro de altura al año, que se distingue de los setos habituales de ciprés por ser mucho más resistente que este.

Un manto de hiedra cubre techo y paredes tapizando este salón de verano con sus brillantes hojas verdes. Son flores de gran belleza para decorar y también resisten al invierno. Eso sí, hay que protegerlas en las noches o los días en los que se esperan fuertes heladas.

La fotinia o Photinia x fraseri ‘Red Robin’ es un arbusto de hoja perenne y de crecimiento rápido llega a medir los 3 metros de altura. Se utiliza por sus llamativas hojas alargadas que cambian de shade siendo rojas durante la primavera y moradas durante el verano. En invierno y el resto del año permanecen de colour verde intenso. Es una planta muy resistente y puede crecer sin problemas en cualquier tipo de suelo y estar expuesta al sol sin sufrir daños.

El rosal conviene podarlo en invierno y regarlo frecuentemente en verano. Es muy wise a las plagas, por lo que se recomienda prestarle mucha atención y combatirlo en la medida de lo posible. Habitual en muchos balcones y ventanas de nuestras calles, florece con facilidad y está disponible en una gran variedad de colores. Para que luzca todo su esplendor y colorido, debe gozar de al menos seis horas directas de sol, además de una hidratación constante, principalmente en época estival. Originaria del sur de África, puede alcanzar el metro y medio de altura.

Son muy bonitas y exóticas y las puedes encontrar con flores de colour amarillo, rojo, blanco e incluso mezclado. No solo tienes que ir a los campos de Holanda o coomprarte un ramo para disfrutar de esta bonita flor. Esta trepadora llenará tu terraza de frescura y un ambiente muy acogedor. Aguanta muy bien la falta de luz, de manera que prosperará sea cual sea la orientación de tu terraza. Si el clima te es favorable, ¿por qué no aprovechar el porche todo el año? Aquí se ha cerrado uno de los laterales con una estructura acristalada que protege sin restar luz, lo que permite disfrutar de este espacio durante todo el año.