Cuatro Esquinitas Tiene Mi Cama, A Dios Padre

X y XVIII; y las señoras Sara Calzado (n. 1927), Petra Carmona (n. 1925), Natividad Caballero (n. 1942), Ana Rojas (n. 1946) y Francisca Blázquez, quienes, junto con las anteriormente citadas, me comunicaron las oraciones IX, XI, XII, XIII, XIV, XV, XVI, XX, XXI y XXII de esta selección. En los primeros cursos de Educación Primaria y en Educación Infantil, cantar, bailar y recitar poesías ayuda a los niños a acercarse a Jesús no solamente desde los conceptos que se trabajan en las distintas composiciones, sino desde la emoción que suscita la música y el ritmo de las poesías. Os ofrecemos una selección muy útil de canciones, poesías y oraciones para trabajar con los más pequeños. Dios acompaña a su pueblo en la cercanía de una canción, de una oración. Los versos 1-5 de esta oración corresponden al romance de La Muerte de Fernandarias a lo divino (cfr. Catalán, “El romancero espiritual” ps. fifty two y 59); los versos 6-9 están publicados en Oreste Plath, Folklore religioso chileno p. 12.

José Manuel Pedrosa, “Oraciones y conjuros tradicionales de Miajadas (Cáceres)”, Revista de Estudios Extremeños, en prensa.

Oraciones

Con este artículo no pretendo más que continuar una labor, ya iniciada, de editar con algún soporte crítico las oraciones y conjuros que formen parte del repertorio de un solo pueblo, esperando aumentar así el corpus de textos disponibles con una mínima sistematización. La riqueza y abundancia con que todavía se conserva este repertorio en muchos pueblos de España permite colmar la extensión de este artículo monográfico con la recolección de un solo enclave, tal como nos va a permitir comprobar el ejemplo de Logrosán, un pueblo predominantemente agrícola y ganadero de la provincia de Cáceres . Hay que decir que la abundancia de oraciones es en este pueblo tan grande que ha habido que seleccionar para este artículo únicamente las de estilo más tradicional, dejando aparte todo un muestrario de oraciones de factura más culta, difundidas sobre todo en misales y libros de devoción, que tienen un valor menos ilustrador del lenguaje y de las creencias populares depositados en este repertorio.

cuatro esquinitas tiene mi cama cuatro angelitos que me acompañan

Tampoco ha hallado cabida en este trabajo todo el muestrario de manifestaciones orales de ocasionalidad litúrgica o paralitúrgica (novenas, rogativas, cantos religiosos de Navidad o Semana Santa, etc.) que conformaría en sí mismo un extenso capítulo especial dentro de este repertorio. Nos ceñiremos, pues, a las oraciones presumiblemente más viejas, tradicionales y “familiares”, transmitidas sobre todo por herencia generacional y no por hábitos paralitúrgicos. El oracionero constituye, dentro de la cultura tradicional española, una de las parcelas más abundantes e interesantes, ya pesar de ello, también de las que han estado hasta hace poco más desatendidas por los críticos y estudiosos. Su valor caracterizador de las creencias y de la ideología, así como de los modos poéticos propios del pueblo, resulta, sin embargo, tan claro y evidente, que hoy, por fortuna, parecemos estar en el umbral de una verdadera proliferación de acercamientos críticos que han de ofrecer, sin duda, datos sumamente reveladores para los estudiosos de la literatura oral. Realicé una fructífera encuesta de campo en Logrosán los días 6 y 7 de diciembre de 1990. Deseo agradecer la ayuda que para ello me ofrecieron mis amigos José Manuel -párroco del pueblo-, José María, Juanjo y muchos otros.

Canciones Para Alabar A Jesús Y Divertirse

Mi gratitud también a mis informantes, que fueron las señoras Catalina Sierra, nacida en 1925, quien me comunicó las oraciones nº. I, II, III, IV y XVII de este artículo; la señora Consuelo Loro, nacida en el mismo año, quien me comunicó las oraciones nº. V, VI, VII, VIII y XIX; la señora Cati Barba, nacida en 1952, quien me comunicó las oraciones nº.

cuatro esquinitas tiene mi cama cuatro angelitos que me acompañan