Cómo Actuar Ante Un Golpe En La Cabeza De Un Niño

La mayoría de los traumatismos sólo producen lesiones en la superficie de la cabeza como hematomas , heridas y dolor en la zona del golpe. Esta lesión es una de las causas principales de daño neurológico en los niños. «Cuando se trata de una caída desde un balcón, por ejemplo, enseguida reciben atención de los servicios de Urgencias, pero en el caso de caídas más banales, los pacientes no van a mostrar síntomas de forma inmediata y no van a acudir al hospital. Son estos los casos que conviene vigilar estrechamente, porque las consecuencias de no atender a tiempo un traumatismo craneoencefálico pueden ser mortales», ha avisado. En basic sólo tendrá dolor en la zona del golpe y no precisará recibir atención sanitaria. Pero si tiene vómitos, pérdida de conciencia o somnolencia, visión borrosa, dolor de cabeza, irritabilidad, alteraciones del habla, la marcha o la coordinación, aunque muchos de estos síntomas pueden ser pasajeros, se ha de buscar asistencia médica urgente.

Si los padres no han estado presentes, es importante preguntar a los adultos que lo presenciaron. La información ofrecida en En Familia no debe usarse como sustituta de la relación con su pediatra, quien, en función de las circunstancias individuales de cada niño o adolescente, puede indicar recomendaciones diferentes a las generales aquí señaladas. También si al tocar la superficie del cráneo, se hunde la zona de hueso. Si notas cosas raras en tu hijo, por ejemplo en el habla, movimientos o marcha raros o si tiene problemas de coordinación. No sabemos qué es mejor, que los niños pasen más tiempo en casa o en el parque. Sea de una o de otra manera, los niños no dejan de caerse y llevarse mil golpetazos.

Se Ha Dado Un Golpe En La Cabeza, ¿cuándo Debo Preocuparme?

Trata deinmovilizarla articulación o hueso tal como esté y aplica frío durante el traslado a un servicio de urgencias. En la mayoría de los casos, sólo hará falta que en urgencias se realice una exploración neurológica y se permanezca en observación durante unas horas, pero en otros casos hará falta realizar una radiografía o un TAC (Tomografía Axial Computarizada). En este caso también es común que el pequeño sienta dolor de cabeza. Para evitarlo es importante aplicar frío con hielo envuelto en un paño y darle un analgésico suave.

como saber si un golpe en la cabeza es grave

Por este motivo, ante una caída o golpe en la cabeza, lo primero es tratar de mantener la calma. No vas a perder un tiempo preciado como si estuvieras sufriendo un infarto. Si un par de horas más tarde de haberte golpeado la cabeza aún estás mareado, no puedes concentrarte, no recuerdas los acontecimientos del día o sientes algún otro síntoma fuerte y persistente, vete a urgencias. El caso Richardson asustó a la población, que empezó a pensar que una pequeña caída podía desencadenar un mecanismo que acabara en la muerte.

Qué Hacer Y Observar Cuando Mi Hijo Se Dé Un Golpe En La Cabeza

Ante su aparición, han de acudir al Servicio de Urgencias más cercano. Si el golpe ha sido importante, al niño hay que evaluarlo periódicamente, cada 2-3 horas y, aunque se le puede dejar dormir, hay que despertarlo un par de veces por la noche para comprobar su estado general. Ahora bien, si tras el golpe el niño experimenta vómitos, manifiesta somnolencia o pierde la consciencia, se debe buscar asistencia médica cuanto antes para descartar una lesión grave. Los padres también pueden percibir otros síntomas como irritabilidad, visión borrosa, alteración en el habla y dificultades en la coordinación de movimientos. Otras consecuencias menos comunes de los golpes en la cabeza niños es la fiebre. Entre las señales que pueden alertar de la presencia de lesiones graves tras una caída se encuentran la irritabilidad, los vómitos o la somnolencia.

como saber si un golpe en la cabeza es grave

De hecho, la correlación entre golpe en la cabeza y vómito ocurre hasta en un 11% de los traumatismos craneoencefálicos. Pero es solo cuando estos vómitos se mantienen que pueden constituir un síntoma de golpe en la cabeza grave. Tanto es así, que las caídas y los golpes en la cabeza en bebés y niños son un motivo frecuente de consulta en los servicios de urgencia. «Otro tipo de accidentes graves que han aumentado su frecuencia están relacionados con el uso de patinetes eléctricos que no deberían ser usados por menores de 14 años. Cabe recordar también la importancia de llevar casco para minimizar la posibilidad de lesiones graves intracraneales en el uso de este tipo de vehículos, así como de bicicletas», ha apuntado la doctora. Según Sufrinko, en algunos casos la persona no empezará a notar disfunciones graves hasta que intente llevar a cabo una actividad que requiera más concentración, como leer o utilizar el ordenador.

Por ello, el entrenamiento con simulación y los cursos de formación son esenciales para afrontar el manejo de estos pacientes graves. En 2009, la actriz Natasha Richardson estaba esquiando cerca de Quebec cuando sufrió una caída y se dio un golpe en la cabeza. Parecía estar bien y volvió al lodge sin darle mayor importancia. Allí andaba y conversaba con normalidad, pero horas más tarde, Richardson empezó a quejarse de un fuerte dolor de cabeza. La llevaron en helicóptero a un hospital de Nueva York, donde murió un par de días más tarde de una hemorragia cerebral.

Aunque la mayoría de las lesiones en la cabeza no son importantes y se pasan en un par de horas, hay casos graves en los que hay que pedir asistencia médica. A continuación te enseñamos a evaluar el daño si te has dado un buen golpe en la cabeza. Sin embargo, podría ocurrir que, junto con la aparición de un chichón, también se produzca un sangrado interno. Se trata de casos aislados y poco comunes, pero en caso de dudas lo recomendable es acudir al médico.

Hay casos raros en los que un único golpe en la cabeza causa una hemorragia cerebral (más tarde profundizaremos en esto). El sangrado intracraneal ejerce presión sobre el cerebro y requiere asistencia médica inmediata. Si esto ocurriera, normalmente tu amigo lo sabría por las convulsiones, la incoherencia al hablar y los vómitos que sufriría. “Es mucho menos frecuente que una conmoción y los síntomas son mucho más intensos”, apunta Richard A. Figler, codirector médico del Concussion Center de la Cínica Cleveland.

Si tu hijo está perfecto, responde con normalidad a lo que le preguntas y vuelve a jugar, tranquilidad. Si el golpe no ha sido desde una gran altura ni es un bebé pequeño, igual no hay que salir corriendo. Lo importante es vigilarlo, sobre todo en las siguientes 24 horas. Déjale dormir, despiértalo al menos un par de veces a lo largo de la noche para ver que esté bien. No tengas miedo, aplicando un poco el sentido común y estos signos de alarma que te he indicado sabrás cuándo preocuparte y cuándo no.

Es importante que los padres hagan un esfuerzo por recordar detalles que pueden ser de utilidad al pediatra, en caso de complicación del traumatismo. El contexto, el objeto que le golpeó o la sintomatología previa serán fundamentales para realizar un diagnóstico adecuado y prevenir complicaciones. Recomendaciones acerca de lo que hay que vigilar en un niño que ha sufrido un traumatismo craneal. Si la lesión no parece muy grave, para disminuir la inflamación se recomienda aplicar frío, cuanto antes mejor, ya que disminuye el dolor y la inflamación. Aunque esta información ha sido redactada por un especialista médico, su edición ha sido llevada a cabo por periodistas, por lo que es un contenido meramente orientativo y sin valor de indicación terapéutica ni diagnóstica. Recomendamos al lector/a que cualquier duda relacionada con la salud la consulte directamente con el profesional del ámbito sanitario correspondiente.

Normalmente, tras un golpe leve, el niño experimentará dolor en la zona y es posible que veamos cómo aparece una leve inflamación (también llamado chichón). Ante estos signos de alarma, la gravedad no debería ser grande, aunque los padres sí deben observar cómo evoluciona el niño durante las seventy two horas siguientes. Los síntomas de un golpe en la cabeza en niños son la clave para entender la magnitud del problema. Es por ello que los padres deben prestar especial atención a los cambios tanto físicos como motores que experimenta el niño después del traumatismo.