6 Juegos Educativos Para Aprender Los Colores

Los niños con síndrome de Down también pasan por esas etapas, aunque con algunas dificultades y retraso. Por este motivo es preciso que dispongan de materials más abundante y mejor seleccionado que otros niños. No sólo porque lo pasan bien -lo cual ya sería suficiente-, sino porque es imprescindible para un buen desarrollo de su personalidad. Aprenden a manejar su cuerpo y a usar materiales diversos para alcanzar unos objetivos.

Además de estos juegos que deben realizarse a lo largo de toda la infancia, hay otros en los que es preciso utilizar juguetes. También será necesario que el adulto guíe al niño con síndrome de Down y le enseñe y facilite el uso y disfrute del materials que se le ofrece. Antes de aprender a hablar y de ser capaz de nombrar los objetos, los niños se fijan en las propiedades de las cosas, es decir, en la forma y el colour. Por este motivo, el juguete educativo empieza a estar presente en su juego para convertir el aprendizaje en algo pure y divertido.

Los mejores ejercicios serán aquellos en los que junto al concepto colour, introduzca otros como el nombre de los objetos y cosas, y cómo son en lo que se refiere a su forma. Te proponemos una thought para crear con palitos de helados y pinzas de tender con la que podrás hacer dos juegos de colores diferentes con los niños. Lo primero que tienes que hacer es poner cinta adhesiva sobre los palos y las pinzas, o bien, con ayuda de los niños, pintarlas. Una primera parte del juego puede consistir en unir los palitos según sus colores. Incluso puedes dar instrucciones sencillas como que en el palo azul solo ponga una pinza del mismo shade, en el amarillo dos pinzas y así consecutivamente para trabajar tanto los colores como los números. Pon un poco de enviornment y crema de afeitar, hasta que se cree una textura divertida para los niños.

Puzzle Táctil Gigante En El Hielo: 20 Piezas

Los padres tendrán que ser pacientes y constantes para que el estímulo dé resultado. En la etapa que va de los 12 a los 18 meses, el niño comienza a hacer las primeras identificaciones. Este es el momento de comenzar a incorporar frases como “te estoy bañando con la esponja amarilla”, “te doy una pelota azul”, “estamos jugando con un bloque rojo”, etc. Una actividad muy sencilla es la de utilizar vasos de plástico pintados de distintos colores y decirle al niño que coloque pompones del mismo shade en cada vaso.

juegos para niños de 2 a 3 años para aprender los colores

Tan solo hemos de decirle al niño que redondee con cualquier colour, aquellos animales que vea de shade negro, y que pegue un gomet o una pegatina en aquellos que sean de color blanco. Junto a esto podemos pedir al niño que dibuje algún animal de shade blanco o negro, si es que conoce alguno. Junto a los colores primarios, también será bueno que comiencen a reconocer el blanco y el negro. Para ello pueden realizar la siguiente ficha (que como anteriores, podéis imprimir) y que consiste en algo sencillo.

Un Colour Para Cada Día [newline]buscar Y Dividir Por Colores

Además de reforzar el conocimiento, con esta propuesta se realiza una actividad creativa con la que desarrollar la motricidad fina con el movimiento del pinzado. Para hacer este arco iris necesitas agua, colorante alimenticio, un par de cartulinas, pegamento, sal y unas pequeños pipetas de plástico. Con las pipetas haz que los niños tomen los diferentes colores que componen el arco iris y que vayan creando su dibujo dejando caer pequeñas gotas sobre el papel. Por todo ello, y siguiendo en la misma línea, recomendamos una serie de juguetes y material que facilitará la madurez world de los niños con síndrome de Down a partir de los three años. Los juguetes deben reunir unas condiciones mínimas para cumplir eficazmente el doble objetivo de divertir y enseñar. Estas condiciones son la seguridad y la adecuación a la edad de desarrollo del niño.

Soy Paola del blog Entre Nubes Especiales y hoy os enseñaré a hacer un recurso muy divertido para trabajar los colores, la coordinación óculo manual y la psicomotricidad. Jugar con él en esta etapa a descubrir formas y colores le estimulará enormemente. No hay que hacer cosas raras, basta con utilizar los objetos cotidianos. A partir de los 2 años, los pequeños empiezan a ser más autónomos, desprenden vitalidad y su capacidad de aprendizaje es sorprendente. Es importante no olvidarse de nombrar los colores siempre que se tenga la oportunidad, es una manera de reforzar lo aprendido de una manera entretenida.

Un buen ejercicio es pedirle que te traiga determinados objetos indicándole su shade. Pero, no te preocupes, puesto que es parte del proceso de aprendizaje y de la fijación de un nuevo conocimiento. Además, debes tener en consideración que cada niño tiene sus tiempos, por lo que el proceso de aprendizaje puede ser distinto de un niño a otro. En la tercera etapa, el niño aprende los colores y, además, sabe aplicarlos a objetos de uso cotidiano. Una forma distinta de clasificar es organizándola en el espacio tanto horizontal como vertical, esto cambia la perspectiva del niño y le obligará a ver los colores en las diferentes perspectivas. Además su gran variedad de colores ofrece la oportunidad de realizar multitud de actividades para conocerlos y distinguirlos.

Pinturas De Colores

Entre ellos, aprender los colores, ya sea que se hagan construcciones monocromáticas o multicolores. Puede ser una caja llena de coches, piezas de construcción, bolas, entre otros. Después, lo único que tienes que hacer es darle la instrucción de que saque todos los objetos de ese mismo color. Una de las mejores formas de aprender siempre es jugando, divertirse favorece el aprendizaje y hace que resulte mucho más entretenido.

Si nos fijamos, veremos que cada shade incluye un número, y estos también aparecen en el dibujo de modo que el niño deberá pintar cada parte del dibujo con cada número y shade. Un bebé o grupo de bebés en sus sillitas mirando a la pared las fichas que colgamos y descolgamos. Fichas que hayamos pintado de distintos colores y de la que les decimos cómo se llama cada una.

Con materiales de manualidades, juguetes y otras cosas que tengáis en casa podéis proponer y crear un montón de juegos para aprender los colores. Con tres años los niños ya son capaces de distinguir los colores, y de hecho en edad preescolar (antes de los three años) ya sabrán por ejemplo que las hojas de los árboles son verdes, o qué color es el rojo. Los gomets de colores son un recurso best para distinguir los colores y crear con ellos. Se pueden crear fichas, dados y otros juguetes para aprender los colores. Hay una enorme variedad de juguetes para aprender los colores, muy interesantes y entretenidos que están pensados para que el niño aprenda jugando con juguetes educativos que son seguros. Con cinco años, un niño ya tiene que ser capaz de distinguir los colores, o al menos los que son primarios y aquellos que son cotidianos en su día a día.

Conocer Colores Concretos

En cuanto a la adecuación al desarrollo del niño, hay que tener en cuenta su capacidad física y psíquica y elegir aquello que más pueda atraer su atención y estimular su actividad exploratoria y creativa. Todos los niños pasan por unas etapas y en cada momento son más adecuados unos juguetes que otros. Llegar a diferenciar los colores es un desafío que contribuirá a tener un mayor conocimiento del mundo en el que vive.